sábado, 17 de enero de 2015

EL "DESPUES" CADA VEZ MAS CERCA

No todos los italianos eran partidarios de Mussolini, así como tampoco eran nazis todos los alemanes. No era Cristianismo la Inquisición ni tampoco algunos fundamentalismos evangelistas que hicieron lo mismo que la Inquisición católica (pero de eso no se habla, la única villana histórica es la Inquisición, lo que tampoco disculpa ninguno de los horrores y barbaridades que se cometieron). Y muy claramente queda en evidencia que no son fundamentalistas todos los que profesan la fe islámica.

Ya algunos lanzan la proclama: "¿estás con el Islam o estás con nosotros?". Un inquietante adelanto de un futuro cada vez mas cercano. En mi publicación anterior suponía un franco y mutuamente despiadado choque de culturas para dentro de doce o quince años. Los acontecimientos que se van sucediendo parecerían indicar que ese nivel de choques podrían darse en un lapso de tiempo bastante menor.

En algún comentario me referí a los grupos extremistas que se justifican con "excusas islámicas". y agregaba "El Islam es otra cosa". Por supuesto que es así. Pero la Historia demuestra que los extremismos bárbaros fueron los que mas se abalanzaron a las conquistas, e incluso superaron (y en algunos casos, hasta exterminaron) a los que proclamaban ideas mas tolerantes y humanitarias.

Este Occidente de raíces judeo-cristianas, que parecería que ya ha dado todo lo máximo que podía lograr en los avances de una civilización, y muestra los deterioros de una innegable decadencia, va quedando jaqueado por movimientos que proponen retornos a épocas primitivas. Tampoco habría que olvidar que el Islam tiene "viejas y nuevas cuentas" para arreglar con Occidente. Es la etapa final del Paganismo frente a los bárbaros dispuestos a someter a Roma. El resultado final fue el extenso retroceso de la Edad Media.

No será el verdadero Islam el responsable, así como tampoco lo fue el verdadero Cristianismo con respecto a tantos males y perversidades cometidas en su nombre. Pero frente a la realidad de los choques esas verdaderas reivindicaciones desgraciadamente serán dejadas de lado.